A menudo siento que las cosas florecen a mi alrededor… a menudo veo como la lluvia moja mi cara… a menudo comunico sin mediar palabra… a menudo.

Algunos consideran que pasear a ciertas horas de la noche puede ser peligroso. Yo considero que eso es un placer. Las calles vacias, musica en tus oidos, la luna iluminando tu camino… ¡un verdadero placer!

Ayer, descubrí el romanticismo y la melancolía acomodadas en mí. Lo descubrí al afirmar que no había nada mas perfecto que tomarse un café en grata compañía mientras la lluvia intenta entrar por el cristal del salón. Seguramente la luz grisácea hace que las cosas que realmente deslumbran por si solas, lo hagán incluso sin los rayos del Sol. O también puede que la humedad cree en mi un estado de cortocircuito y descubra cosas q antes no veía. Tanto si es por una o por otra, sigo pensando que no hay mayor placer.