Antes de volver a Madrid, y dando una vuelta por Basilea, nos encontramos con este espectacular pasacalles de tambores y flautas.