Paseando por Ópera hemos topado con un lugar de letras y buena compañía. Un rincón digno de ser nombrado, recordado y visitado una vez a la semana, como mínimo. Este es La Buena Vida.

Un buen café y un buen libro.