Después de pasar algunos días en la cercana ciudad de Tánger, ya volvemos a estar en Madrid. El metro, el calor del cemento y los altos edificios te ponen de manifiesto la gran distancia social entre estas dos culturas.

Por el momento aquí va una foto de la playa de tanger:

Playa de tanger y su medina